Mitch Palmer and Naveen Nadesan

Soluciones de eficiencia energética para el problema de los armónicos

En la búsqueda de una mayor calidad energética y de una mejora en la eficiencia de sus sistemas, los avances tecnológicos suelen brindar nuevas oportunidades a las empresas y las organizaciones. Es el caso de los convertidores de armónicos ultrabajos (ULH, por sus siglas en inglés), que evitan que se produzcan armónicos y, por tanto, contribuyen a reducir la cantidad de energía que se desperdicia.

Gracias a estos productos y a la colaboración con nuestras empresas asociadas, en ABB podemos proporcionar soluciones energéticamente eficientes a nuestros usuarios finales y garantizar un mejor rendimiento de los sistemas mediante el suministro de energía limpia.

Un ejemplo de este tipo de proyecto de colaboración lo encontramos en Australia, donde Remtron, uno de los proveedores de calidad autorizados por ABB, fue elegido por el ayuntamiento de Albury para suministrar convertidores de eficiencia energética para su estación de bombeo. Como explica Mitch Palmer, supervisor eléctrico de Construcción y Mantenimiento del ayuntamiento, el desarrollo del área que rodeaba a la estación planteó un problema. «La estación de bombeo estaba antes en un prado, pero ahora se halla rodeada de colegios y residencias de ancianos. Y el motor controlado por un arrancador suave estaba causando problemas en el suministro de energía y voltaje a los vecinos».

Reducir las perturbaciones de los armónicos

El problema eran los armónicos. Las corrientes armónicas pueden provocar distorsiones en las redes eléctricas e incrementar las pérdidas en la mayoría de sus componentes, desde los cables a los transformadores o los motores, lo cual deriva en un desperdicio de energía. Los convertidores de frecuencia ofrecen muchas ventajas en lo que respecta a calidad de los procesos y ahorro energético, pero los convertidores de frecuencia tradicionales también producen armónicos. En cambio, los últimos convertidores ULH ofrecen las mismas ventajas que los convertidores de frecuencia sin apenas generar armónicos.


Naveen Nadesan, de Remtron, uno de los proveedores de calidad autorizados por ABB en Australia, y Mitch Palmer, del ayuntamiento de Albury (en Nueva Gales del Sur), debaten sobre cómo la labor de colaboración para proporcionar una mayor eficiencia energética ha resultado beneficiosa en múltiples aspectos.

Habitualmente, Remtron considera diversas soluciones para los problemas de aplicación energética de sus clientes, a fin de ayudarlos a ahorrar energía. «Estudiamos si nuestros clientes están usando la electricidad de que disponen localmente de la manera más eficiente», dice Naveen Nadesan, director nacional de marketing y ventas de Remtron. «Y también echamos un vistazo al consumo eléctrico y al equipo que tienen para sugerir posibles métodos alternativos. Preferimos implicarnos desde bien pronto con el cliente, para así poder discutir la implantación de tecnologías avanzadas que mejoren la eficiencia energética, como los convertidores ULH y los convertidores regenerativos de ABB».

Conectar con la tecnología

En el caso del ayuntamiento de Albury, siguiendo las recomendaciones de Remtron, los arrancadores suaves de la estación de bombeo se sustituyeron por un convertidor de frecuencia y un convertidor ULH, lo que produjo una mejora instantánea. «Nada más ponerlo en marcha, hizo todo aquello que esperábamos que hiciera», explica Palmer. «Además de garantizar la fiabilidad en el voltaje, ahora también podemos reciclar la energía que ahorramos con la carga del motor. Así que la diferencia fue enorme».

El ejemplo de Remtron y del ayuntamiento de Albury muestra cómo las mejoras tecnológicas pueden utilizarse para aportar soluciones prácticas a problemas reales, de manera que no solo se reduzcan costes, sino que también se aumente en gran medida la eficiencia energética. Los beneficios de estos proyectos son patentes para las empresas u organizaciones implicadas en ellos, pero no lo son menos para el conjunto de la comunidad. «Intentamos conectar a nuestros clientes con la tecnología», declara Nadesan, «y aconsejarles también sobre las maneras en que pueden mejorar la eficiencia energética de sus procesos. Estamos en un mundo en constante cambio. Hable con nosotros, hable con ABB: en ese mundo, todos estamos juntos».

Comparte esta noticia